viernes, 28 de agosto de 2009

El doctor Basto beneméritamente hablando

-Manolo: Buenas noches doctor. Soy un guardiacivil incorrupto que ha perdido la fe en la patria y el rey.
Nada de lo que hago, o he hecho, me da fuerzas para continuar con mi labor por la patria y el rey. Hasta me he afeitado el bigote, ese que me hacia parecer tan marcial y era prueba fehaciente de mis dos cojones españoles.

-Doctor Basto: Cuenteme, cuenteme.

-Manolo: Hace tiempo que dejé de sentir subidones cuando pillaba a algún crio, con porros, y le echaba una multa de 300 euros, mientras él se cagaba por la pata abajo.
Recuerdo los interrogatorios en el cuartel... jugabamos al poli bueno y al poli malo... como disfrutaba volviendo locos a los detenidos, dias enteros... negándoles hasta ir al servicio... a veces, hasta se me caia una ostia.
Entraba en los bares y, consumiera lo que consumiera, siempre me iba sin pagar... por la patria y el rey. MENOS UNA VEZ. Un camarero me llamó desde la barra cuando me iba, y me dijo "son 56 euros". Total, por ocho cubatas de nada... ¿no veia ese chico que estaba de servicio por la patria y el rey? ¿No veia mi uniforme? ¿No veia que estaba velando por su seguridad?
Me imagino que se daria cuenta al mes siguiente, cuando le llegó la denuncia por exceso de ruido. O al siguiente, cuando tuvo que cerrar el bar por quiebra... tras hacer redadas, todos los dias, en las últimas 3 semanas.
Me acuerdo, una vez, que volcó un camión lleno de jamones en la A-6, y fuimos la marcial benemérita a salvar la situación. Aún me quedan dos o tres en la despensa, y eso que fue hace cinco años. Cómo me gusta el jamón gratis.
Y esas redadas a los negritos, que les quitabamos todos los discos y las pelis, a cambio de unas ostias. Cuando se darán cuenta que, lo que hay en España es de los españoles... y no hay nada mas español que un guardia civil marcial.
¿Es grave doctor?

-Doctor Basto: No, no es grave. Usted padece de remordimientos. Es algo que se da durante toda la vida entre las personas humanas, pero por lo visto, usted ha estado inmunizado desde la niñez. Es lo normal tras una vida de vileza, bajeza ruín y chuleria.

-Manolo: Muchas gracias, doctor. Usted me ha curado.

-Doctor Basto: Son treinta euros por la consulta.

-Manolo: ¡QUEDA DETENIDO POR INTENTO DE ASESINATO A UN AGENTE EN ACTO DE SERVICIO! ¡ME CAGÜEN SU PUTA CALAVERA!

2 comentarios:

Padme dijo...

Jajajaja, se me había pasado este post con las vacaciones. Qué bueno. Desde luego que el doctor Basto no deja títere con cabeza. Así me gusta. Un poco de machaque contra las instituciones, que se lo han ganao a pulso. :)

Espero que lo estés y lo hayas pasado muy bien este veranito.

Besotes.

Jon Basto dijo...

Muy bien, gracias compañera. Espero que tambien tú. besotes.