martes, 28 de julio de 2009

El poder del metal

En el horizonte podemos verse acercar una mancha negra, una estampida brutal.
Miles de millones de heavys unidos en hordas.
Todos juntos en sagrada hermandad satánica.
Unos montados en corceles negros con sus cinchas con pinchos y remaches que relucen al sol.
Otros en sus harleys preparadas para la ocasión.
Los heavys mas pobres a pie, pero todos con un ideal... es la batalla por la libertad del metal.
Melenas al viento, con chupas de cuero y pantalones elásticos, coreando el himno de guerra de Manowar.
Llevan espadas, garrotes y hachas, pero en sus manos, tambien podemos ver, sus dedos sacando los cuernos, en honor a su señor Lucifer.
Hacen sus ritos invocando a Belcebú.
Todo está de su lado, Satán les ampara, nada les puede detener.
Entre ellos se ayudan, reina la fraternidad, si a un heavy se le acaba la cerveza, otro, con orines, el vaso le llenará... y así, todos juntos, en sagrada hermandad, conseguiran llegar a la batalla final.

3 comentarios:

Señorita Puri dijo...

Yo creía que el poder del metal eran las manifestaciones en la cuenca minera.

Padme dijo...

Jajaja, que imagen más buena has descrito. Pero tú fíate mucho de los melenas estos y de sus coros de Manowar que como a uno le de por corear alguna de las baladas que componen, se deshace el metal echando leches. :)

Besotes.

Jon Basto dijo...

Puri, creo que eso es el poder del mineral. Aunque no estoy seguro del todo.

Padme, me tengo que fiar de esos melenas, la mayoria de mis amigos son mas heavys que el hijo no reconocido que tuvieron Satán y Eddie Maiden en una noche loca y apasionada, inducidos por el amor desenfrenado y la lujuria incontenida. El metal se deshizo hace tiempo, no hay cuidado. Ahora la mayoria de grupos heavys son de plastilina. Heavys de plastilina...
Besotes.