sábado, 27 de septiembre de 2008

Proverbio chino I

No me dispares con balas, dispárame con una puta mierda, para que la muerte sea sucia.
Proverbio chino del siglo XVI

sábado, 20 de septiembre de 2008

El toro y la reina

Un día de Septiembre, hace siglos, en la villa castellana de Tordesillas... los vecinos, se preparan para el encierro de un toro, en honor a la virgen.
La reina Juana se ha acercado para ver el acontecimiento... está rodeada de su guardia personal y protegida tras un burladero.
Y sueltan al toro. Este, sorprendido, huele algo... un olor que le llama la atención.
- Aquí huele a vaca en celo - pensaria el morlaco, si pudiese.
Y alza la vista, y la ve... una hembra con dos astas, bien grandes, en la testa. Acto seguido, se dirige a ella, a gran velocidad y la monta. La vaca empieza a mugir, y los tordesillanos gritan: "Salvad a la reina, salvad a la reina".
Los soldados de la guardia, que por fin salen de la hinopia, acribillan a lanzazos al animal y, al fin, salvan a la reina.
Todos sabemos que, Felipe el hermoso, se habia pasado por la piedra a media Castilla... es por eso, que doña Juana, tenia mas cuernos que una manada de ciervos... y el toro, la confundió con una vaca.
Cuando los tordesillanos dieron la vuelta al animal (al toro) y vieron ese pedazo de miembro que se gastaba, solo pudieron exclamar: "Vaya verga".
Desde entonces, un martes de septiembre, de cada año, unas bestias con apariencia humana, linchan a un toro, a lanzazos, en dicho pueblo... para recordar que, un día, un toro rompió el orto a la reina de España. A partir de ese día, a ese toro, se le conoce como: EL TORO DE LA VERGA.

El toro verga, el toro verga
ya se divisa en la reina está
los mozos corren
las mozas gritan
ya viene el toro
a fornicar.

Extraido del libro: Historia reciente de Tordesillas de Antonio del Castillo Solózano

domingo, 7 de septiembre de 2008

Nuevo cepillo de dientes LEFOR

El nuevo cepillo de dientes Lefor es lo mejor para acabar con la placa, caries y sarro, a la vez que cuida las encías, gracias a su fuerte disposición anatómica que se adapta, a la perfección, a la forma de su boca.
No es necesario añadirle pasta dentífrica, ya trae incorporada la pasta Lefor, con nueva fórmula bactericida.
El propio cepillo Lefor, le indica cuando la limpieza está completada.
No utilizar mas de diez veces al día.